Saltear a contenido principal

Recorra nuestra ciudad natal

Lo que inspiró la creación de los productos para el cuidado del cuerpo Le Petit Marseillais

Abra los ojos y déjese embriagar por el sol del Mediterráneo y los hermosos colores a su alrededor. Desde el principio, Le Petit Marseillais™ hizo suyos los ingredientes, aromas y colores de esta fabulosa región. Déjenos darle un recorrido por nuestra ciudad natal, para mostrarle el lugar de origen de nuestra "joie de vivre" (alegría de vivir).

Usted se encuentra en el centro de Provenza, con pintorescos pueblitos a su alrededor. Casas de piedra rústicas repletan el valle, con viñedos y campos de lavanda a la distancia. Disfrute de este paisaje mientras camina a través de alegres girasoles y amapolas de color rojo intenso. La naturaleza inagotable y el brillante cielo azul hacen que cualquier día en la Provenza sea hermoso.

Inhalar/ Inhaler

Siga a las abejas y respire hondo: ¡no necesita abrir los ojos para encontrar las lavandas! Las lavandas, indiscutiblemente la flor de Provenza, repletan los campos. Originaria del oeste de la cuenca del Mediterráneo, la lavanda fue utilizada primero por los romanos.

Los aromas que inspiraron a Le Petit Marseillais

Saborear/ Goûter

La oliva, en sus diversas formas, se encuentra presente en todos los pueblos de Provenza, ya sea como aceite o aperitivo, negra o verde. Si tiene la suerte de visitar un pueblo de Provenza en un día de feria, lo más probable es que salga con un montón de hierbas y productos locales.

Los sabores que inspiraron a Le Petit Marseillais

Tocar/ Toucher

Los amantes de las piedras antiguas adorarán los pueblos de Provenza. Si le gusta la arquitectura o si le apasiona la naturaleza, la Provenza tiene para todos los gustos.

Los paisajes que inspiraron a Le Petit Marseillais

Escuchar/ Écouter

¿Escucha eso? Es el relajante sonido de las cigarras cantando en las noches de verano. Durante el día, escuchará grillos, aves piando, carcajadas y quizás agua fluyendo en fuentes cercanas.

Los sonidos que inspiraron a Le Petit Marseillais